martes, 4 de noviembre de 2014

La familia


La primera institución creada por nuestro Padre celestial es la familia.
Genesis 2:20


La familia diseñada por Dios es la semilla con la que El planeó bendecir la Tierra.

El propósito de Dios de crear una humanidad en el planeta tierra fue diseñado a partir de una familia, la cual comenzó con EL mismo al manifestarse como un Dios en tres personas, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Luego creo al hombre y a la mujer y les dio la capacidad de reproducirse para formar familias.

Por esta causa doblo mis rodillas ante el Padre de nuestro Señor Jesucristo (de quien toma nombre toda familia en los cielos y en la tierra), para que os dé, conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu.
Efesios 3:14-16


Toda familia toma nombre, o sea identidad de Dios Padre, en los cielos y en la tierra, para que seamos enriquecidos, bendecidos por las riquezas de la gloria de Dios que nos fortalecen con poder interno por medio del Espíritu de Dios.

El patrón bíblico enseña que una familia que obedece los principios bíblicos siempre ha traído bendición a la tierra. Una familia unida en el amor de Dios, va a producir hijos bendecidos, sólidos emocionalmente, capaces de generar bendiciones para una comunidad y una nación. Por el contrario las familias disfuncionales desobedientes a la palabra de Dios generan problemas, caos, pobreza, violencia y toda clase de maldiciones a una nación. El fundamento de una familia bendecida, es un matrimonio saludable. Si quieres que tus hijos y tu descendencia sea bendecida, ocúpate de cuidar tu matrimonio, toma la decisión de honrar a Dios obedeciendo sus principios de vida para el matrimonio.

Los grandes imperios de la humanidad se auto-destruyeron por su irreverencia a los principios de Dios especialmente su irrespeto a los valores familiares, la perversión sexual y el irrespeto a la vida. Si el gobierno de un país irrespeta la palabra de Dios y promueve la corrupción, ese país sufrirá las consecuencias destructivas de esa decisión.

En un matrimonio, ambos tienen necesidades. La mujer necesita ser deseada y amada, el hombre necesita ser respetado, de lo contrario se frustra porque desafortunadamente se siente acomplejado. Varón, debes demostrarle a tu mujer que la amas, ella debe sentirlo, esfuérzate por lograrlo. Mujer, debe hacer sentir a tu esposo que lo respetas porque es lo que necesita para estar completo y reaccionar bien en la relación. No critiques sus defectos con otras personas porque es una falta de respeto. Ambos deben ser sabios y darse lo que necesitan.

No es fácil, pero si totalmente posible. La mayoría de matrimonios entran en conflictos porque no saben manejar sus diferencias y sus circunstancias. Es un asunto de ignorancia o desconocimiento de herramientas para resolver conflictos. Esfuérzate e invierte tiempo para tener una familia saludable.

¡Vale la pena!
La semilla de bendición para la humanidad es cuando Dios es el centro de mi matrimonio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada