lunes, 8 de abril de 2013

El Cono del Aprendizaje


En 1969, Edgar Dale, desarrolló un modelo que explica cuales son los métodos más y menos efectivos para el aprendizaje. El mencionado modelo, llamado “El cono del aprendizaje”, está basado en un estudio de campo muy profundo y extenso sobre el tema, tal vez, uno de los más exhaustivos que se hayan realizado.

Según el autor, los métodos menos efectivos para el aprendizaje son la lectura, (las clases verbales de un profesor y los dibujos en el pizarrón) son los que se encuentran más ampliamente difundidos y utilizados y son los que ocupan los máximos porcentajes del tiempo educativo en nuestras escuelas. 

En cambio, los procedimientos que han demostrado ser más efectivos (como los debates, las simulaciones, el hacer las cosas realmente, el aplicarlas) solamente ocupan un espacio marginal y muy reducido en los tiempos escolares, pero sin duda, son los que dan mejores resultados.

Si reflexionamos sobre los porcentajes del cono de Dale, los mayores porcentajes de memoria de la experiencia de aprendizaje se encuentran en los comportamientos que implican una mayor actividad del individuo: “HACER” frente a la pasividad de “sólo ver”, “sólo oír” o incluso “sólo ver y ir” y desde “En Marcha”

¡Pero este principio estaba revelado 3,000 años antes!

El rey David escribió sabiamente en el libro de los Salmos:

Salmos 111:10
El principio de la sabiduría es el temor de Jehová; Buen entendimiento tienen todos los que practican sus mandamientos; Su loor permanece para siempre.

“Buen entendimiento tienen todos los que practican sus mandamientos” literalmente dice que la práctica de Su Palabra es lo que nos llevará al entendimiento, a la compresión, a llevar un modo de vida que haga sentir orgullosos a nuestros hijos, en pocas palabras, vivir con el Espíritu Santo para ser glorificados.

Por el contrario, los escribas y Fariseos tenían conocimiento de las escrituras pero no las practicaban, su corazón estaba duro y seco, por tal razón Jesús les dijo:

Mateo 14:8
Este pueblo de labios me honra; Mas su corazón está lejos de mí.

Uno de los pasajes bíblicos que me ha hecho reflexionar en muchas ocasiones (y es de mis favoritos):

I Juan 51:5-8
Éste es el mensaje que hemos oído de él, y os anunciamos: Dios es luz, y no hay ningunas tinieblas en él. Si decimos que tenemos comunión con él, y andamos en tinieblas, mentimos, y no practicamos la verdad; pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado. Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros.

Lo que perdura en la mente a través del tiempo es lo que DECIMOS Y HACEMOS y el modelo de nuestra vida debe ser Jesucristo, solamente por medio de la comunión con el Espíritu Santo lo lograremos.

Te invito a que practiquemos lo que Dios nos mandó hacer, la gran comisión no se podrá lograr si solo leemos y no lo aplicamos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada